Pensando la Polis desde la Jungla

Expandmenu Shrunk


  • Tag Archives poesía
  • Tres poemas para ayer.

    Desde la Jungla revive M. Troncoso (José Pepino) y nos tira estas municiones.

     

    Lo dicho y la dicha

    Aquí
    entre la miga y la cáscara
    entre la raíz y el tallo
    entre el ir y venir
    espero bien quieto
    algún deslumbre del vacío
    una mueca de la nada

    en estremecimiento del alma
    de una flor sensible recién abierta

    Abrazo este momento
    lo infundo en mi pecho tibio
    voy contándole de mi viaje sin ruta
    del camino por caminar con ojos vendados
    y le agradezco por acercarme una duda

    que es mi pan diario

    Y así van pasando lo días

    como pasan los años

    con la humildad universal

    haciéndome saber

    que todo lo que nace tiene que morir Continue reading  Post ID 4920


  • Canto que ha sido valiente, siempre será canción nueva.

    Homenaje a Victor Jara (1932-1973)

    JARA.JPGPlegarias a un trovador

    Cayó una tarde como todos.
    (Con Y griega y doble L)

    ¿Cómo habrán mirado sus ojos?
    Su sonrisa, su cuello, ¿sus manos?
    ¿Cuánta sangre rodó por su frente
    hasta tapar su rostro campesino?
    ¿Cómo tiritaban sus músculos?
    ¿Retumbaban sus cantatas acalladas?

    Es necesario imaginárselo.
    Es necesario buscar su mirada
    entre todas las miradas
    y clavar en ella los ojos
    que laten dentro del calabozo.

    ¿Cómo andaba vestido?
    ¿Alguien lo ha visto?
    ¿Alguien sabe dónde lo puedo encontrar
    para ver permanecer su sonrisa dibujada?

    No paró de sonreír, eso lo sé.
    No se exilió su sonrisa con las patadas
    y los culatazos sordos.

    Déjanos escucharte en voz alta,
    en estéreo insolente,
    en espigado parlante.

    Permíteme tomarte la mano,
    Déjame palpar tus costillas retorcidas,
    hurgar en ellas para ver entre astillas,
    el color de tu alma.

    Levántate y mira la montaña trovador
    Y hagamos juntos un canto a lo humano.

    Iluminado sigues, como un farol
    los pasos temblorosos de mi calzada.
    Y la dignidad tiene tu nombre:
    Victor-ia.

    Lidio Artínez

     


  • Poema (con) memoria.

    Hoy, que somos más memoria que nunca…images (1)

     

    Plegarias a un trovador

    Cayó una tarde como todos.

    Con Y griega y doble L

    (Los que quedaron de pie también se desmoronaron con él).

     

    ¿Cómo habránmirado sus ojos?

    Su sonrisa, su cuello, ¿sus manos?

    ¿Cuánta sangre rodó por su frente hasta tapar su rostro iluminado?

    ¿Cómo tiritaban sus músculos, como retumbaban sus cantatas acalladas?

     

    Es necesario imaginárselo.

    Es necesario buscar su mirada entre todas las miradas

    y clavar en ella los ojos que laten dentro del calabozo.

     

    ¿Cómo andaba vestido?

    ¿Alguien lo ha visto?

    ¿Alguien sabe dónde lo puedo encontrar

    para saber cómo permanece su sonrisa dibujada?

     

    No paró de sonreír, eso lo sé

    no se exilió su sonrisa con las patadas y los culatazos sordos.

     

    Déjanos escucharte en voz alta, en estéreo insolente,

    en espigado parlante.

    Permíteme tomarte la mano querido hombre.

    Déjame palpar tus costillas retorcidas,

    hurgar en ellas para ver entre astillas el color de tu alma.

     

    Levántate y mira la montaña trovador

    Y hagamos juntos un canto a lo humano.

     

    Sigues iluminado como un farol

    los pasos temblorosos de mi calzada.

    la dignidad tiene tu nombre.

    Victor-ia.

     

    Fernando Sacamuelas.

     


  • 3 poemas, 3 esquinas…

    Nuevamente, nuestro colaborador y camarada José Pepino, pasa por nuestra morada y nos deja una encomienda…¿en su interior? tres poemas para sobrevivir, tres provisiones para continuar el tranco. Bienvenida eres poesía en esta jungla de Animales cada vez más/menos políticos.

    (Arrullo de viento)

    Al viento lo convierto
    en carne sincera
    en discurso suave
    lo destrozo sin verbo

    De barro levanto pecho
    como mosca en caviar
    extraño cosquilleo estomacal
    como chaleco de perro

    Desde la puja por el pan
    va arrasando la gordura
    de los que no ven la cintura
    Cristo se quiere pronunciar

    La risa para lo normal
    desfalco de madre censura
    una reverencia a la patuda
    mano sin el comercial

    Al viento lo convierto
    en compañero ciego
    en oído a destiempo
    del ciempiés en asiento

    De barro formo surcos
    como tránsito nocturno
    peaje para la amistad
    como comida de los zurdos

    Al final todos barrerán
    con la tertulia demencial
    horno caliente para la suma
    de las caretas sin afán

    Si nadie quiere celebrar
    la idea vaga de mandar
    las ganas locas nacerán
    de bailar con el azar

    Al viento lo convierto
    en arrullo personal
    para pegarme ahí por mientras
    pasa el cabrón sin respeto

    Continue reading  Post ID 4282


  • La táctica del lenguaje. Nicanor, estamos contigo.

    Nicanor+Parra

    A propósito de un post que nos llegó y que relata lo siguiente:

    Julio Cortazar escribió “La coma, esa puerta giratoria del pensamiento”

    “Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría a cuatro patas en su búsqueda”

    ¿Dónde pondrías tú la coma?

    La mujeres la colocarían después de la palabra mujer, nosotros los machos seguramente después de la palabra tiene. Quizás ustedes no contestarían de la misma manera, pero existe una alta probabilidad de que así sea. El lenguaje como un archirepetido discurso crea realidad. Nombrar las cosas es atraparlas con el intelecto, con la razón. Hasta el silencio es una forma de lenguaje, pues la palabra, o la acción se cazan en este concepto, como actitud, como supuesta forma de ser, de estar…de habitar. Los hombres repiten su accionar en el tiempo y en ese decurso, queda grabada la forma de ser de todos y de cada uno.

    Este circulo vicioso del “habitar”, donde deambulamos aparentemente libres, es más bien una jaula. Donde se es presa del genero, del lenguaje y de todo lo que los seres comunicantes o parlantes han expresado. Desde la pretérita primera palabra, hasta la ultima foto de facebook o whatsapp enviada. Continue reading  Post ID 4017


  • Dos cometas..

    Por Paul Ree.

    Algo de románticos nos queda. Para ustedes, compañeras de lucha.

    “Hubiera preferido mil veces, que lo nuestro se repitiera tal y como fue. Nada cambiaría, tampoco estas letras.

    Hubiera preferidoHechizo-para-la-separación otras tantas, ser tu familia, casarme como lo hace la gente normal, criar, ser el padre de tus hijos. Haber disfrutado de aquella “lola” rabiosa inmortalizada en esas viejas fotos.

    Hubiese preferido ser otro, distinto, reposado, trabajador, emprendedor y otros tantos adjetivos para la gente de bien.

    ¡Que atardeceres y lunas hubiéramos marcado! ¡Que rosas hubiéramos cortado! ¡Cuanta palabra y risa se hubiera desvanecido en esas gloriosas jornadas! Pero nada de esto sucedió. Solo fuimos dos cometas, cuya procedencia ignota es testigo de ese pasado, tan diferente de trayectorias e historias.

    Y ahora heme aquí sentado, pensando en todo lo que fue y en lo que en no. Viejo, solo y con una vida por delante que dista mucho de lo que algún día planee para ella. Continue reading  Post ID 3884


  • poemas para sobrevolar(nos)

    Camaradas, dejo a un antiguo colaborador de nuestro espacio, con líneas de su autoría para sublevar un domingo cualquiera.

    El llamado de la selva ha sido escuchado y los aportes de ustedes han comenzado a poblar las planicies selváticas. Mas aún no es suficiente, pues contamos con infinito espacio para vuestros rugidos…

    Dejo entonces a José Pepino.

    Paravolar

    Abre las alas del mundo contigo
    que no todo está perdido
    en el espacio de los caminantes
    las huellas marcarán sentencia
    pero es necesario un respiro convulsionado
    no te rindas
    no caduques
    la tierra te ha parido
    para que cuando planees los techos desposeídos
    se extiendan las sonrisas de los niños
    Continue reading  Post ID 3552


  • De cómo verter el corazón sobre una tela…

    Por Roque Maleza

    El proyecto consiste en voltear el corazón en el papel.

    Desmoronarlo, descongelarlo. Intentar no volverse sin sentido al querer por dentro explotarlo. Consiste en verter, dar vuelta el vaso roto (que cuela el dolor) sobre una tela.

    No importa el tamaño, si se cuenta con colores pasteles, claros o blancos  [en cualquiera de sus gamas]. Todo con tal de que cada beso encarcelado, cada caricia no dada o rehusada, pueda sobresalir en el contraste dromedario.

    El autor, sea hombre, mujer o un poco de ambos, debe acercarse a la tela, estirarla como el ultimo mapa encontrado, sobre un lugar idealmente accesible a cada arrebato o arrepentimiento inoportuno. Continue reading  Post ID 3106