Pensando la Polis desde la Jungla

Expandmenu Shrunk


  • Category Archives Verborrea/Poesía
  • Tres poemas para ayer.

    Desde la Jungla revive M. Troncoso (José Pepino) y nos tira estas municiones.

     

    Lo dicho y la dicha

    Aquí
    entre la miga y la cáscara
    entre la raíz y el tallo
    entre el ir y venir
    espero bien quieto
    algún deslumbre del vacío
    una mueca de la nada

    en estremecimiento del alma
    de una flor sensible recién abierta

    Abrazo este momento
    lo infundo en mi pecho tibio
    voy contándole de mi viaje sin ruta
    del camino por caminar con ojos vendados
    y le agradezco por acercarme una duda

    que es mi pan diario

    Y así van pasando lo días

    como pasan los años

    con la humildad universal

    haciéndome saber

    que todo lo que nace tiene que morir Continue reading  Post ID 4920


  • Canto que ha sido valiente, siempre será canción nueva.

    Homenaje a Victor Jara (1932-1973)

    JARA.JPGPlegarias a un trovador

    Cayó una tarde como todos.
    (Con Y griega y doble L)

    ¿Cómo habrán mirado sus ojos?
    Su sonrisa, su cuello, ¿sus manos?
    ¿Cuánta sangre rodó por su frente
    hasta tapar su rostro campesino?
    ¿Cómo tiritaban sus músculos?
    ¿Retumbaban sus cantatas acalladas?

    Es necesario imaginárselo.
    Es necesario buscar su mirada
    entre todas las miradas
    y clavar en ella los ojos
    que laten dentro del calabozo.

    ¿Cómo andaba vestido?
    ¿Alguien lo ha visto?
    ¿Alguien sabe dónde lo puedo encontrar
    para ver permanecer su sonrisa dibujada?

    No paró de sonreír, eso lo sé.
    No se exilió su sonrisa con las patadas
    y los culatazos sordos.

    Déjanos escucharte en voz alta,
    en estéreo insolente,
    en espigado parlante.

    Permíteme tomarte la mano,
    Déjame palpar tus costillas retorcidas,
    hurgar en ellas para ver entre astillas,
    el color de tu alma.

    Levántate y mira la montaña trovador
    Y hagamos juntos un canto a lo humano.

    Iluminado sigues, como un farol
    los pasos temblorosos de mi calzada.
    Y la dignidad tiene tu nombre:
    Victor-ia.

    Lidio Artínez

     


  • Poema (con) memoria.

    Hoy, que somos más memoria que nunca…images (1)

     

    Plegarias a un trovador

    Cayó una tarde como todos.

    Con Y griega y doble L

    (Los que quedaron de pie también se desmoronaron con él).

     

    ¿Cómo habránmirado sus ojos?

    Su sonrisa, su cuello, ¿sus manos?

    ¿Cuánta sangre rodó por su frente hasta tapar su rostro iluminado?

    ¿Cómo tiritaban sus músculos, como retumbaban sus cantatas acalladas?

     

    Es necesario imaginárselo.

    Es necesario buscar su mirada entre todas las miradas

    y clavar en ella los ojos que laten dentro del calabozo.

     

    ¿Cómo andaba vestido?

    ¿Alguien lo ha visto?

    ¿Alguien sabe dónde lo puedo encontrar

    para saber cómo permanece su sonrisa dibujada?

     

    No paró de sonreír, eso lo sé

    no se exilió su sonrisa con las patadas y los culatazos sordos.

     

    Déjanos escucharte en voz alta, en estéreo insolente,

    en espigado parlante.

    Permíteme tomarte la mano querido hombre.

    Déjame palpar tus costillas retorcidas,

    hurgar en ellas para ver entre astillas el color de tu alma.

     

    Levántate y mira la montaña trovador

    Y hagamos juntos un canto a lo humano.

     

    Sigues iluminado como un farol

    los pasos temblorosos de mi calzada.

    la dignidad tiene tu nombre.

    Victor-ia.

     

    Fernando Sacamuelas.

     


  • poemas para sobrevolar(nos)

    Camaradas, dejo a un antiguo colaborador de nuestro espacio, con líneas de su autoría para sublevar un domingo cualquiera.

    El llamado de la selva ha sido escuchado y los aportes de ustedes han comenzado a poblar las planicies selváticas. Mas aún no es suficiente, pues contamos con infinito espacio para vuestros rugidos…

    Dejo entonces a José Pepino.

    Paravolar

    Abre las alas del mundo contigo
    que no todo está perdido
    en el espacio de los caminantes
    las huellas marcarán sentencia
    pero es necesario un respiro convulsionado
    no te rindas
    no caduques
    la tierra te ha parido
    para que cuando planees los techos desposeídos
    se extiendan las sonrisas de los niños
    Continue reading  Post ID 3552


  • POEMAS SIN IDENTIDAD

    Dejo de pasada dos poemas con problemas graves de identidad… padecimiento contemporáneo que también circula por las venas de esta verborrea que se cree poesía.

    Saludos de no se quien.

     

    Los nombres que me puso Celia

    Cómo le iba a negar a ella, a Celia,

    que no me digiera por mi nombre.

    Cómo iba a corregir su sonrisa tibia,

    sus manos generosas,

    su convencimiento de que me llamo Adolfo. Continue reading  Post ID 3422


  • De cómo verter el corazón sobre una tela…

    Por Roque Maleza

    El proyecto consiste en voltear el corazón en el papel.

    Desmoronarlo, descongelarlo. Intentar no volverse sin sentido al querer por dentro explotarlo. Consiste en verter, dar vuelta el vaso roto (que cuela el dolor) sobre una tela.

    No importa el tamaño, si se cuenta con colores pasteles, claros o blancos  [en cualquiera de sus gamas]. Todo con tal de que cada beso encarcelado, cada caricia no dada o rehusada, pueda sobresalir en el contraste dromedario.

    El autor, sea hombre, mujer o un poco de ambos, debe acercarse a la tela, estirarla como el ultimo mapa encontrado, sobre un lugar idealmente accesible a cada arrebato o arrepentimiento inoportuno. Continue reading  Post ID 3106


  • 3 poemas como escombros

    Huacho

    No estoy solo como perro,

    sino como guante:

    mi par anda en otras manos.

     

    Lo que me contó un guardia sobre dos niñas

    que esperaban a Mike Patton

    Yo no entiendo a los gueones que se sacan fotos con los artistas,

    yo prefiero sacarme una con mi papá o mi mamá,

    si total ellos cagan y mean como todos nosotros,

    además de cochinos son petulantes los culiaos. Continue reading  Post ID 2846


  • poema re-sentido

    Sanguinario

    La muerte hizo lo que la justicia no pudo (M. Benedetti)

    Ha muerto la muerte y hasta la propia muerte se resistía de cogerlo entre sus garras infectadas.

    Ha muerto la muerte

    y junto a su deceso se ha comenzado a sellar con tapones coagulados la historia no escrita, rehusada, la historia como insulto de los cuerpos vencidos. Continue reading  Post ID 2745