Pensando la Polis desde la Jungla

Expandmenu Shrunk


Balazos contra Sueños.

11011606_1085124638182838_2196163750269764147_nLa tarde del Jueves 14 de mayo de 2015, cuando terminaba la concentración en Valparaíso, luego de la marcha que se realizó a nivel nacional (por una verdadera educación pública y contra una clase política sorda, corrupta y elitista) fuimos testigos de un hecho horroroso: un joven de 22 años asesinó a balazos a otros dos jóvenes (de 18 y 25 años) que intentaban realizar un rayado agitativo en un muro de su propiedad.

La reflexión y el dolor frente a este hecho debe ser profunda y trascendente, no basta con ver el noticiario y pensar facilistamente que Giuseppe fue “un enfermo más” y luego cambiar de canal porque pronto comenzará la teleserie turca de turno. Preguntarse cuántos sujetos como él están a esta hora sentado frente al televisor en la comodidad de sus hogares, preguntarse cómo individuos de esas características llegan a tener armas en su cintura, preguntarse cuánto de represión y enajenación hay en la cabeza de ese asesino, es la tarea que tenemos ahora.

Lo que ha ocurrido, fuera de la infinitud de interpretaciones y juicios morales que se puedan realizar, lo que pasó por la cabeza del sujeto percutor es, de alguna u otra forma, responsabilidad de todos. Giuseppe es solo la punta del iceberg de la enfermedad endémica que el sistema capitalista propaga con bombas racimo. El es el producto de todo lo alienante de esta sociedad que se descascara ya no tan de a poco.

Da tristeza pensar que ese muchacho y su padre, eligieron mal a sus enemigos frente a los cuales extrapolar su rabia y frustración. Eso dos jóvenes, Ezequiel Borbarán y Diego Guzmán, de ninguna forma eran los responsables de los naufragios más profundos que produce un sistema que el novel asesino y su padre, probablemente avalan.

936747_102Parafraseando la acertadísima reflexión de la actual presidenta de la Fech, valdría la pena preguntarse en qué mundo vivimos en que la propiedad privada vale más que la vida humana. Todos somos esos jóvenes asesinados, pero lo más peligroso, es que en este mundo, en este mundo chambón y jodido, todos podemos llegar a ser el que apretó el gatillo.

Aún se puede sentir el vapor humeante, que escapa de las tazas de té en esas mesas servidas, con que las madres de los jóvenes abatidos aguardan a sus hijos para tomar la once. Esas tasas deberán enfriarse en el anonimato, los nombres e ideales de ellos No.

Los muros deben seguir siendo nuestros, las calles y la dignidad humana también.

En honor a Ezequiel y Diego.

Animales Políticos. (F.S)

Para más información les dejo dos interesantes artículos:

http://noesnalaferia.cl/geopolitica/chile-los-mato/

http://voces.latercera.com/2015/05/15/pedro-cayuqueo/giuseppe-un-perfecto-idiota/

One Response to Balazos contra Sueños.