Pensando la Polis desde la Jungla

Expandmenu Shrunk


Que 40 años no es nada…

A 40 AÑOS DE LA TRAICIÓN EMPRESARIAL Y MILITAR, EL PUEBLO SE ORGANIZA

Hoy se cumplen 40 años desde la traición militar y boicot empresarial al proyecto legítimo y democrático de un país más justo encabezado por Salvador Allende y sostenido por la gran mayoría del pueblo pobre y trabajadores de nuestra patria. Allende- ultima foto

Hoy se conmemoran 4 décadas desde la caída de la Unidad Popular y el comienzo del período más obscuro de nuestro país, donde no sólo se instauró un accionar genocida y brutal, sino que se allanó el camino para la entrada gloriosa e impune de un nuevo orden económico: el Neoliberalismo.

Esa vía despejada y ensangrentada que los militares y gran parte de la burguesía criolla dejaron para las transnacionales y los intereses capitalistas de las grandes potencias (especialmente Estados Unidos) fue la que heredó gustosa la Concertación, un conglomerado de lacayos del empresariado que no dudó en seguir avanzando en la consagración y profundización de un modelo que crea a la vez miseria y pasiva conformidad con ella.

Pero hoy no debemos llorar nuestras derrotas, sino sacar nuevas convicciones de ellas. Somos nosotr@s  l@s que debemos defender el legado de un intento heroico por construir un Chile desde abajo, un país de todos y para todos. Identificarnos con un movimiento social que pudo realizar cambios democráticos a favor de las grandes mayorías de los chilenos, de aquellos que nunca habían recibido nada, de los ignorados de siempre que como hoy siguen siendo millones.

Hoy, tras 40 años, el pueblo vuelve a buscar formas de organización, vuelve a creer en sí mismo y se vale de su fuerza para levantar un proyecto político alternativo al que ofrecen los sectores neoliberales, herederos y cómplices de la dictadura.

Y un pueblo que hoy se vuelve a organizar, no llora el 11, sino que aprende del pasado, mira hacia adelante y toma fuerzas y ejemplo de los miles que lucharon honestamente, fueron torturados y perdieron sus vidas.

¡Somos hereder@s legítimos de los luchadores sociales de las décadas pasadas! ¡Somos hereder@s naturales de las pretensiones del gobierno de Allende!

Allende, la UP, los compañeros y compañeras caídos, no son propiedad del PC, menos de la Concertación Neoliberal, porque no son una mercancía, ni pueden ser llevados en bolsillos traicioneros.

Son memoria histórica viva y permanecen en la memoria social del pueblo que hoy los enarbola como estandarte de lucha, de continuidad de un proyecto que busca cambiar la infamia por justicia y la miseria por dignidad.

El voto no es la única forma de lucha, pero puede ser una muy efectiva si lo acompañamos de conciencia y organización popular.

SOBRE LAS LAGRIMAS DE COCODRILOS…

A 40 años del golpe de estado cívico-militar el gobierno empresarial conmemorará la fecha; se vienen días atiborrados de discursos de reconciliación, balbuceados por quienes fueron protagonistas, cómplices y/o testigos pasivos de los crímenes de lesa humanidad.

…a más de alguno se le caerá una lágrima…e insistirán que el país debe reconciliarse…

¡Pues NO señores!, lo que necesitamos es justicia, verdad y que esos testigos pasivos hablen.

Demandamos además que este duopolio se vaya pronto del gobierno, para lo que creemos solo bastan unos pocos meses si somos capaces de organizarnos en torno a un proyecto verdaderamente democrático y orgánicamente popular.

Hoy que todos claman perdón por las bestialidades cometidas durante los años de dictadura, es necesario recordar que una de las principales herencias es el brutal sistema económico neoliberal, ante lo cual se guarda silencio y complicidad.

¡QUE PIDAN PERDÓN CAMBIANDO EL MODELO NEOLIBERAL INSTALADO POR LA VÍA ARMADA Y CONSOLIDADO POR LA CONCERTACIÓN!

¡FIN A LA CONSTITUCIÓN FASCISTA DE PINOCHET!

Fernando Sacamuelas