Pensando la Polis desde la Jungla

Expandmenu Shrunk


¡cuidado! animales-pensando

En las sociedades tardo capitalistas han operado una serie de cambios en las relaciones sociales, lo cual ha consolidado una nueva formación hegemónica, que articula modificaciones al nivel del proceso del trabajo, de la forma estatal y de los modos de difusión cultural dominantes. Las relaciones capitalistas de producción, se han extendido al conjunto de las relaciones sociales, subordinándolas a una lógica de acumulación  que reproduce la injusticia.

La mercantilización de la vida social de las trabajadoras y los trabajadores, en tanto, vendedores de su fuerza de trabajo, no solo da cuenta de una subordinación del individuo al capital, sino también, de una subordinación que se expresa en otras múltiples relaciones sociales, como  la cultura, el tiempo libre, la enfermedad, la educación, el sexo e incluso la muerte. Esto que planteamos, es el denominador común de diversas miradas criticas, las cuales convergen  en señalar, que las sociedades actuales se caracterizan por la casi inexistencia de dominios de la vida colectiva o individual que escape a las relaciones capitalistas.

Entendemos hegemonía como aquello que organiza y controla por todas partes la manifestación publica y que se constituye a partir de al menos tres  dispositivos, indisociables de nuestra cultura. En primer lugar, la llamada cultura política asociada a los discursos oficiales de los partidos  y de los políticos en el poder en el mundo, en otras palabras, el habla o la retórica de la clase política. La cultura massmediática donde la comunicación, la interpretación, la producción selectiva y jerarquizada de la información, se lleva a cabo a través de canales cuya potencia se acrecienta de manera inédita a un ritmo que coincide con la caída de los regimenes de modelo marxista, afectando de manera esencial el concepto mismo de espacio publico en las democracias liberales.  Por ultimo, la cultura erudita o académica, es decir la producción intelectual de las ciencias sociales y políticas así como de las humanidades, es sustituida por la edición académica, comercial y también mediática en general.

En este escenario nos definimos como un colectivo  de animales políticos: Políticos, porque  entendemos que la acción es la actividad mediante la cual los seres humanos pueden transformar el mundo de la vida político. La acción es sinónimo de confrontarse con otros en el espacio abierto del mundo. Nuestra acción implica pensar de otro modo el estado de las cosas hegemónico, ejerciendo una critica cáustica y seria que vea entre las ruinas caminos por doquier.

Estamos construyendo un espacio que ponemos a disposición de todos y todas, nos llena de energía, abrir una espacio para el desacuerdo, en temas aparentemente tan disímiles como el deporte, la ciencia y el trabajo.

Sabemos que sin utopía, sin la posibilidad de negar un cierto orden mas allá de lo que es posible cuestionarlo en los hechos, no hay posibilidad alguna de constitución de un imaginario radical democrático, ni de ningún otro tipo.

¡Todos somos animales, todos somos políticos!

por: Mazeway